jueves, 11 de julio de 2013

Que es y que genera la violación.

La violación es un acto de poder ejercido con intención de dañar a otro ser humano, en donde se emplea la agresión, la agresividad, la violencia y esto tiene que ver mucho con cuestión de género y de cómo a la mujer se le es vista para satisfacer las necesidades sexuales de los demás, la mujer es usada para otros y tanto la sociedad patriarcal en la que vivimos lo sustenta, diferentes autores describen la violación, la violencia y agresividad que para este tema van muy ligadas. 
 Escribe Lagarde y de los Ríos (2006): 
Que la violencia erótica es “la síntesis política de la opresión de las mujeres. Por que implica la violencia, el erotismo, la apropiación y el daño. Es un hecho político que simboliza en acto, la cosificación de la mujer y la realización externa de la condición masculina patriarca. Entre otras formas de violencia erótica, la violación es el hecho supremo de la cultura patriarcal: la reiteración de la supremacía masculina y el ejercicio de derecho de posesión y uso de la mujer como objeto de placer y la destrucción, y de la afirmación del otro; se trata del ultraje de las mujeres en su intimidad, del daño erótico a su integridad como personas.  
Exponen los autores Hyde & de Lamanter (2003)  “La violación se define como penetración oral, anal o vaginal sin consentimiento, obtenida por la fuerza, a través de amenaza de daño  físico o cuando la victima es incapaz de otorgar consentimiento. Nótese que la definición incluye no solo el coito vaginal forzado sino también el sexo oral o anal forzados”  
Sobre la etimología de la palabra violencia, Corsi (2001) describe” La raíz del termino violencia remite al concepto de “fuerza”. El sustantivo “violencia” se corresponde con verbos tales como “violentar”,” violar”, “forzar”  
 Lolas, 1991, citado por Corsi (1994), escribió  
La agresividad es un constructo teórico en el que cabe distinguir tres dimensiones: a) una dimensión conductual-en el sentido de conducta manifiesta-la que llamamos agresión; b) una dimensión fisiológica- en el sentido de concomitantes viscerales y autonómicos-que forman parte de estados afectivos; c) una dimensión vivencial o subjetiva que califica la experiencia del  sujeto, a la que llamaremos hostilidad.  
Cuando una mujer es violada y denuncia es enjuiciada por las autoridades y por las demás personas, casi siempre se les cuestiona que hicieron ellas para provocar dicho acto y se les hace responsable de ello cayendo esto e una doble victimización ya que las autoridades “competentes” no saben que hacer con ello ya sea por desinformación o simplemente por falta de sensibilización respecto a estos casos y aunado a ello esta creencia errona y popular de la culpabiliza ion a la victima y de creer que el violador es en si un enfermo mental hace que se le exculpe de toda responsabilidad de su acto esto no tomando en cuenta que muchas mujeres son victimas de violaciones a mano de sus esposos y que esta no es sancionada ya que es una verdad incomoda que nadie quiere mencionar y si agregamos que el marido tiene derecho sobre la mujer desde que se casan por la ley civil donde se deja en claro que la mujer esta para servir y no se diga la iglesia que también enseña a que la mujer tiene que estar para el hombre sobre esto desde una perspectiva feminista   
Expone Lagarde y de los Ríos (2006): 
La demostración y la aplicación de la violencia corresponden a una  ritualización que pretende demostrar la existencia de la fuerza física, así como satisfacer la necesidad del hombre de usar en el acto, un poder que las mujeres no tienen. Así la fuerza, gira en torno al atemoriza miento y a la humillación de la victima, recalca las diferentes jerarquías entre los géneros, y simboliza el sometimiento de la mujer y al poder (físico) político del hombre.   
Esto es un acto de total agresión y sobre esto Corsi (2000) dice que “agresión es la conducta mediante la cual la potencialidad agresiva se pone en acto. Las formas que adopta son disimiles: motoras, verbales, gestuales, posturales, etcétera. Dando que toda conducta es comunicación, lo esencial de la agresión es que comunica un significado agresivo. Por lo tanto, tiene un origen (agresor) y un destino (agredido), siempre existe una direccionalidad en la conducta agresiva”  
En si la violación no es solo física si no también es moral, psicológica, emocional, mental es una atrocidad hacia un ser humano con el libro de Lagarde y de los Ríos (2006), titulado LOS CAUTIVERIOS DE LAS MUJERES: MADRESPOSAS, MONJAS, PUTAS, PRESAS Y LOCAS, muchos lectores han aprendido que la violencia de la violación se encuentra en el sometimiento erótico agresivo de la mujer, obteniendo de antemano por las relaciones políticas entre los géneros, por la ideología machista de la súper fuerza masculina y la consecuente debilidad de la mujer.   
En cuanto a  las leyes que lejos de castigar a los culpables cuando se les logra responsabilizar, parecen que los absuelven por que no hubo pruebas o simplemente por que no hubo penetración vaginal y lejos de violación lo llaman estupro el cual conlleva menos castigo para el victimario La antropóloga 
Lagarde y de los ríos (2005)  define como: 
La norma  que la vagina es y debe ser el espacio de la violación. Si no ocurre en ese espacio, puede presentarse todos los ortos elementos tipificados, pero no es violación: se considera estupro. La diferencia conceptual jurídica significa entre otras cosas, una penalización mucho menor al victimario, solo por haber dañado a la mujer en una parte de su cuerpo no prescrita. Así desde la tipificación jurídica del deliro se refuerzan las practicas eróticas dominantes. Con la penalización diferencial, se exalta la penetración vaginal en relación a otras formas de violencia erótica. En el espacio cultural del “mal”, también se construye el “bien”: la exaltación de la penetración vaginal fálica de la mujer, el coito como el acto erótico absoluto.  
Cuando una mujer es violada pasa o presenta varios conflictos psicológicos y emocionales uno de estos son los que mencionan  Hyde & de Lamanter (2003) el cual nos habla de Síndrome de trauma de la violación: efectos emocionales y físicos que atraviesa una mujer después de una violación o intento de violación .  En el (2004) EL MANUAL DE LOS TRASTORNOS MENTALES  DSM-IV TR REVISADO   también clasifica a las personas que han pasado por un ataque en su apartado de trastorno por estrés post traumático el cual menciona Los criterios internacionales de diagnóstico del T. por Estrés Postraumático, acorde, son los siguientes:  
El individuo a estado expuesto a un acontecimiento traumático en el que:  
  • Ha experimentado, presenciado o le han explicado uno o más acontecimientos caracterizados por muertes o amenazas para su integridad física o la de los demás (por ej. guerras, atentados o catástrofes)  
  • Ha respondido con temor, desesperanza o un horror intensos  
El acontecimiento traumático es re experimentado persistentemente a través de una o más de las siguientes formas:  
  • Recuerdos del acontecimiento, recurrentes e intrusos, que provocan malestar y en los que se incluyen imágenes, pensamientos o percepciones.  
  • Sueños de carácter recurrente, sobre el acontecimiento, que producen malestar  
  • El individuo actúa o tiene la sensación que el acontecimiento traumático esta ocurriendo (por ej. sensación de estar reviviendo la experiencia, ilusiones, alucinaciones y flashbacks)  
  • Malestar psíquico intenso al exponerse a estímulos internos o externos que simbolizan o recuerdan un aspecto del acontecimiento traumático  
  • Respuestas fisiológicas al exponerse a estímulos internos o externos que simbolizan o recuerdan un aspecto del acontecimiento traumático  
Evitación persistente de estímulos asociados al trauma y embotamiento de la reactividad general del individuo (ausente antes del trauma), tal y como indican tres (o más) de los siguientes síntomas:  
  • Esfuerzos para evitar pensamientos, sentimientos o conversaciones sobre el suceso traumático.  
  • Esfuerzos para evitar actividades, lugares o personas que motivan recuerdos del trauma.  
  • Incapacidad para recordar un aspecto importante del trauma.  
  • Reducción importante del interés o de la participación en actividades sociales o laborales.  
  • Sensación de desapego o enajenación frente a los demás. 
  • Restricción de la vida afectiva (por ej. incapacidad para tener sentimientos de amor). 
  • Sensación de un futuro desolador (por ej. no tener esperanzas respecto a encontrar una pareja, formar una familia, hallar empleo, llevar una vida normal). 
Síntomas persistentes de aumento del estado de alerta (ausentes antes del trauma), tal y como lo indican dos o más de los siguientes síntomas:  
  • Dificultad para conciliar o mantener el sueño  
  • Irritabilidad o ataques de ira  
  • Dificultad para concentrarse  
  • Respuestas exageradas de sobresalto  
Estas alteraciones duran más de 1 mes y provocan un malestar significativo o deterioro de las relaciones sociales, la actividad laboral o de otras áreas importantes de la vida de la persona.  
Por eso de de vital importancia dar el apoyo a las mujeres que sufren violaciones ya que como lo presento este trabajo existen muchas inconsistencias desde el ámbito de las leyes hasta la sociedad y a las personas que sufren estos actos se les tiene que ayudar por eso en el estudio Necesidades de atención a la salud de las mujeres violadas del autor Ramos lira, (1997) se empleo la metodología de la “historia oral” esta incluye la construcción de una guía temática y la interacción horizontal con el entrevistado, incluyendo los datos  sociodemografiacos , claves y contando con  4 grandes temas: circunstancia de vida previa al suceso, relato de la violación, reacción inmediata y respuesta de la red social o institucional y reacciones psicológicas y psicopatológicas, incluyendo preguntas elaboradas con base a la sintomatología del diagnostico de estrés post traumático del DSM-III R, las líneas de investigación que este trabajo sugiere apunta lo siguiente: es necesario dirigir mayor atención al rompimiento de las estructuras cognoscitivas que desencadena una violación, particularmente en cuanto cierta creencias básicas dadas por hecho como la invulnerabilidad personal y la confianza en los otros y como se relaciona esta ruptura con los aspectos afectivos finalmente vale la pena dirigir la atención tanto a la experiencia subjetiva que tiene estas mujeres y los perfiles psicopatológicos asociados con el fin de profundizar en las circunstancias que pueden generar una trayectoria de victimización que persisten en el tiempo mas allá del hecho concreto sufrido impidiendo la recuperación. 
La violencia afecta la salud de las mujeres y la salud de la sociedad en su conjunto al desviar los escasos recursos hacia el tratamiento de una enfermedad social que mayor mente puede prevenirse considerando la prevalencia de la agresión y la naturaleza de sus efectos sobre la salud es razonable concluir que la victimización representa un desgaste significativo de los recursos disponibles para la salud. 
Concluimos que parte de este síndrome se lo atribuiríamos a la cuestión de los mitos y realidades que existen en la sociedad a causa de la ignorancia y el mito que sostiene a este tema tabú, que es la violación ya que es bien sabido que este tipo de ataques se dan principalmente en el hogar y no en la calle por desconocidos de hecho como lo cita Corsi (2000)  “Mito No 8. El abuso sexual y las violaciones ocurren en lugares peligrosos  y oscuros, el atacante es un desconocido.  Realidad. En el 85 % de los casos, el abuso sexual ocurre en lugres conocidos o en la propia casa, y el abusador es alguien de la familia o un conocida (tanto e el caso de abuso sexual de niños como de mujeres)”. 
 
 
 Bibliografía 
Corsi J, (1994) Violencia familiar, una mirada interdisciplinaria sobre un grave problema social.  Barcelona: Editorial Paidós SAICF. 
DSM-IV-TR, (2004) Manual diagnostico y estadístico de los trastornos manteles, texto revisado.  Barcelona: Editorial Masson. 
Lagarde, M (2006). Los cautiverios de las mujeres: madresposas, monjas, putas, presas y locas. México: Editorial: facultad de filosofía y letras. Universidad Nacional Autónoma de México. 
            Shibley Hayde J., &  Delamater J., (2003) Sexualidad humana  México: Editorial Mc Graw Hill. 
            Ramos lira, Jiménez, saltijeral, caballero, (1997) salud mental Necesidad de la atención a la salud mental en mujeres violadas. Suplemento Julio V. 20

1 comentario:

Rovi Guadalupe dijo...

Hola... yo fui abusada por una mujer de mi familia desde que era muy pequeña hasta los 13 años (ahorita tengo 25), ella me dejo con un hombre que no tengo claro todo pero con lo que recuerdo el me violo...

He ido a terapia casi dos años pero el es hombre y aunque a veces me siento muy mal, no soy capaz de charlar con el, me avergüenza mucho... La mujer que abusaba de mi entre otras cosas... hacia que me masturbara frente a ella para fotos y pues como no había dolor pues mi cuerpo reaccionaba bien... yo se que lo que ella hizo conmigo estuvo mal y entiendo que no fue mi culpa... pero hoy el solo hecho de a veces tocarme o a veces masturbarme me siento demasiado culpable y luego me hago daño... me doy asco por hacer eso luego de lo que pase... no sé que es normal y que no, a veces estoy mejor y otras siento la necesidad de contarle a alguien todo lo que pase...